Vidas rotas detrás del tragaperras

Joaquín fue toda su vida directivo de un banco en Madrid. A pesar de recibir un buen salario, en su casa no faltaba la comida en el plato porque su mujer trabajaba. “Me gastaba todo lo que ganaba en las máquinas tragaperras de un par de bares de cabecera”. A veces, incluso, pedía adelantos de la nómina del mes siguiente. Cuando se quedaba sin efectivo, el dueño del bar le fiaba. “Y yo le pagaba en cuanto cobraba, a final de mes”.

Así pasaron muchos años, primero con excusas y después con mentiras descabezadas que su mujer ya se había cansado de rebatir. “Un buen día me dejó a la vista, en la cocina, una página del periódico en la que se anunciaba la Asociación de Jugadores en Rehabilitación”. Era su ultimátum. Joaquín acababa de dejarse 260.000 pesetas, las últimas 260.000 pesetas de su vida. Después, asumió que su vida era insostenible y que tenía que cambiar. Hoy, reconoce que será ludópata “mientras viva”, pero suma ya nueve años sin jugar. Ni siquiera al mus, su gran pasión. “Estuve tres años sin poder pisar un bar solo, y todavía hoy tengo prohibido llevar dinero en el bolsillo”.

Su mujer le da tres euros para el pan y el periódico o algo más si necesita comprar algo de más valor. “Y yo siempre le doy las vueltas y la factura”. Es una obligación moral, igual que la de colaborar martes, jueves y domingo durante más de dos horas a que otros jugadores como él recuperen las sendas de sus vidas. En la sede de Alcobendas de la Asociación de Jugadores en Rehabilitación –de la que él es hoy presidente– se juntan un mínimo de 60 personas entre adictos y familiares para hablar “sin dar consejos” sobre los problemas de cada uno. Hay adictos entre 23 y 70 años y cada historia tiene un drama, una mujer, unos niños y muchas deudas. Según Joaquín, el ludópata es el gran desconocido y acaba “en el manicomio, debajo de un puente o en el cementerio”.

La otra opción es pedir ayuda, a poder ser, a gente que ha pasado por lo mismo. “Yo no aconsejo el psicólogo porque le engañas como a un chino”, dice. “A él puedes contarle lo que te de la gana, pero a mí no me engañas, porque he pasado por lo mismo”. El tiempo mínimo de recuperación, según Joaquín, oscila entre los dos y los tres años, aunque uno nunca deja de tener el problema. “Lo que tratamos es mantenerlo dormido, no despertarlo”.

La asociación, fundada en 1996, tiene un centenar de socios, recibe de manera gratuita a todo el que esté interesado y se encarga de organizar diversas actividades al margen de las horas de terapia.

Anuncios

5 comentarios en “Vidas rotas detrás del tragaperras

  1. ¡Gracias por leerlo! Todavía tenías esperanza, después del tiempo que he estado sin actualizar. La historia de algunos ludópatas es dramática, sobre todo cuando te lo cuentan a ti, en primera persona. Un abrazo!

  2. Desde luego, el mundo de las adicciones es tremendo, y precisamente por eso está bien que se hable de ellas y se indiquen posibles salidas. Lo peor de estar en una “situación psicológica complicada” es que se tiende a pensar que uno es el único que está pasándolo mal, y eso lleva a un aislamiento y un sufrimiento mayores. Este tipo de asociaciones hace una labor muy buena porque permite a los “sufridores” salir de esa dinámica.

    Me ha gustado la frase de que “[al psicólogo] puedes contarle lo que te de la gana, pero a mí no me engañas, porque he pasado por lo mismo”. ¡No hay nada como la experiencia!

  3. Al hilo de todo esto, me hace gracia lo bonito que se vende el juego de azar cuando lo promueven el Estado (loterías diversas) o alguna organización “benefactora” (ONCE)… y lo mal vistas que están las timbas, las apuestas en peleas de perros, gallos y espectáculos semejantes… La diferencia está en el “envoltorio” de la actividad, pero el fin es el mismo: La mayoría pierde y una minoría muy restringida sale beneficiada. A nivel social, es un timo, y entiendo por qué el Islam prohíbe los juegos de azar… Llevan a la gente a poner demasiado tiempo e ilusiones en cosas improductivas o directamente destructivas.

    No es lo único que lo hace, desde luego. El uso de drogas está muy extendido y un instigador muy importante es la propia Sanidad pública: Los psicólogos alertan sobre el elevado consumo de tranquilizantes, que supera el 15% de la población española. Digo yo que, si los médicos están para servir a las farmacéuticas en lugar de a los pacientes, que pongan éstas el dinero para hospitales y lo financien con sus beneficios…

    Supongo que todas estas cosas pasan porque en España en los últimos tiempos estamos más preocupados por tapar los problemas que por arreglarlos… ¡En ese sentido, tenemos el presidente que nos merecemos!

    Abrazos 🙂

  4. interesante artículo jontxu! cuánta gente habrá en esas ciscunstacias de no tener para comer y no poder dejar de jugar… es una pena,pero es la realidad y por otro lado sorprende que cada vez haya mas juegos, mas loterías, mas apuestas… ( en mi vida había visto tanto surtido, tanto que ya no tienes ni que salir de casa para poder jugar) incitan a la gente, pensando que se van a hacer millonarios de la noche a la mañana…sí,sí… ILUSIONES BANAS!!! UN BESO GUAPO!. bueno dos… jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s