‘Síndrome turista’ (Sahara, 3)

Les mandé parar el todoterreno en medio del desierto. Veníamos de recorrer 15 ó 20 kilómetros de piedras, arena e inmensidad. Cerca de una hora, el equivalente a 120 kilómetros de autopista civilizada. Habíamos visitado un hospital militar en las inmediaciones de Rabuni, y acudíamos a Auserd junto al chófer y Alalli, presidente de la Asociación extremeña de Amigos del Pueblo Saharaui. A lo lejos, avistamos una legión de camellos a los que iban a sacrificar el día siguiente, y reconocí que nunca había visto uno. Lucas se sorprendió: “¿De verdad que nunca has visto un camello?”. Lo dijo con la normalidad de quien ve un cerdo o una vaca, y me sentí algo ridículo por no haber visto uno de esos bichejos que por cierto, sí había tenido la oportunidad de comer a esas alturas. Pero en el fondo me sentí contento de que fuera en medio del desierto mi primer encuentro con los camellos, y le pedí a Luki que me sacara una foto.

turista1.jpg

Foto: Lucas García ‘Garra’

Es cierto que fuimos al Sahara a realizar una serie de reportajes –y en ello estamos–, pero nadie puede escapar del ‘síndrome turista’, por muy poco original que sea ponerse hasta las cejas de té, colocarse un turbante en la cabeza a pesar del calor o fotografiarse junto a varios camellos con kilómetros de arena y más arena detrás de ti. Al final, los reportajes se quedan en las revistas, pero uno tiene su corazoncito y por qué no, su álbum de fotos.

Anuncios

3 comentarios en “‘Síndrome turista’ (Sahara, 3)

  1. Yo si comento y la conclusión que saco es que imitas muy bien a los camellos… a los del desierto digo. Aunque con esa pose no sé si pareces más un buitre en situación de ataque. Habrás visto un buitre alguna vez ¿verdad?
    Me alegro que por fin los conozcas. Otros podrán presumir de que se hicieron una foto con los camellos de canarias o junto a su recinto en el zoo de Lisboa o Cabárceno, pero tu puedes presumir de haber estado con ellos en su propio hábitat y sobre todo de haberlos comido, pocos han tenido esa suerte… o desdicha.
    Saludos crack.
    Lucas.

  2. Joni, al camello de la camiseta blanca, ¿también os lo comisteis? ¡Jaja! Ya me he puesto al día en tu blog. Sigue escribiendo más sobre tus andanzas, que esto engancha. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s