Felicidad

 nere-dormida.jpg

Por la noche, después de cenar, suele estar cansada. Un día duro despachando clientes, resolviendo dudas a compradores, explicando que el suelo es de tal material, que las camas no se incluyen, que la entrega de llaves es tal día. Cuando llego a casa, ella me abre la puerta con el pelo desenredado, como me gusta, y con carita de sueño. “Estaba dormida”, me dice. En invierno, el frío pacense se cuela entre las ventanas, y Nerea se recuesta en el sofá muy cerquita de un radiador salvador y “la mantita”. Cenamos un sandwich de pavo y nos reencontramos en el único momento que tenemos para nosotros entre semana. Enseguida, en un ritual que se repite a diario, ella pone los pies sobre mis muslos y le hago unos masajes. “Ahora en el pelo”, me dice. Le encanta que le acaricie el cabello mientras entra en un estado de trance y se queda dormida. Entonces bajo el volumen de la tele, para que no despierte sobresaltada, y la miro. Es lo que necesito para ser feliz.

Anuncios

2 comentarios en “Felicidad

  1. JONTXU, GRACIAS POR HACERME FELIZ Y DEMOSTRARME DE ESTA MANERA TAN ROMANTICA TU AMOR POR MI.
    NO ME FALTES NUNCA.
    TE QUIERO
    NERE

  2. Jontxu, que sepas que esa foto no es de mis favoritas, hombre¡¡¡¡
    Te quiero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s